sábado, 15 de agosto de 2015

XII.VIII.XV

Siempre me has dicho que seré todo lo que quiera ser en la vida; y ahora quiero ser fuerte. Pero, ¿cuál es el secreto si sé que torres más altas cayeron? Si sé que hasta la estructura más fuerte se desarma cuando el pilar falta...

Sólo me queda agradecerte todo el amor incondicional que me has dado sin pedirme otra cosa que no fuese dejar comida en el plato. Gracias por el brillo en los ojos que se te ponía cuando me veías, porque a día de hoy, es el mismo que se me pone a mí cuando hablo de ti.
Sigo sin entender por qué has tenido que irte ahora, pero lo has hecho como una campeona ganándole la batalla al cáncer y quizás yéndote porque has tenido una vida muy dura y era hora de descansar.
Ojalá me sigas cuidando porque jamás voy a dejar de necesitarte. Te llevo siempre conmigo.

Que te quiero y que te voy a echar de menos es un mero secreto a voces.



No hay comentarios:

Publicar un comentario