miércoles, 29 de enero de 2014

Qué casualidad, el hijo del obrero no podrá estudiar.

Esa "maravillosa" sensación que te inunda cuando te deniegan la beca... 
Últimamente esta situación es muy común entre amigos, conocidos y compañeros de clase. Estudiantes verdaderamente zarandeados por el circo de las becas. A ti sí, a ti no. 
Todavía puedo dar gracias porque mis padres trabajan y pueden costearme los estudios, y harían malabares si hiciese falta, pero la crisis está dejando sin ases en la manga a miles de familias españolas que no se pueden apañar si quiera para comer... Pensad en todos los españoles que constan de una renta media-baja, con gastos atrasados que cubrir y que muy a su pesar no pueden costearle los estudios a sus hijos. 

Ojalá algún día alguien les pueda sacar los colores por la gestión que se está haciendo, y si queda un poco de decencia se agache la cabeza. Algún día todo esto tendrá que reventar, mientras tanto, disculpen mi osadía, pero váyanse todos ustedes a la mierda. Muy buenas tardes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario